fbpx
Oficina sin residuos

Oficina residuo cero ¿utopía o realidad?

Uno de los lugares donde más tiempo pasamos y donde más residuos plásticos se generan es en nuestro espacio de trabajo. Quizá la idea de una oficina sin residuos te parezca imposible, porque una gran parte de los residuos que se generan están fuera de nuestro control. Además compartimos el espacio con otras personas a las que a lo mejor “no generar residuos” les da igual. Pero como ya sabes, somos unos optimistas de la vida y creemos que una oficina residuo cero es posible.

La cantidad de objetos plásticos que hay en las oficinas es alucinante y, el plástico, no solo se encuentra en los materiales de papelería, sino que se puede hallar también en el mobiliario, pinturas y revestimientos. Por eso, en este artículo te daremos consejos, trucos y cosas que puedes hacer para que tu oficina pueda alcanzar este objetivo.

MATERIALES SIN PLÁSTICO Y REUTILIZABLES

Mira a tu alrededor, ¿qué ves? Bolígrafos, rotuladores, cintas adhesivas, gomas de borrar, portalápices, cuadernos, grapadoras, carpetas, archivadores, calculadoras, cartuchos de tinta, toners, chinchetas,…

El principal problema del material de oficina es que una gran mayoría está fabricado con plástico no reciclable. Otro problema es que el precio de estos materiales es muy barato y, por este motivo, nos da igual tener un millón de bolígrafos en el cajón, aún a sabiendas de que la gran mayoría estarán secos; porque apenas nos ha costado nada conseguirlos.

Por eso, nuestro primer consejo es que, antes de volvernos locos buscando materiales alternativos y más sostenibles, utilicemos todos esos bolis que tenemos en el cajón. Este paso previo también es importante para que te pongas en contacto con la persona encargada de hacer el pedido de material de oficina (si no eres tú), animándole a prevenir y reducir al máximo posible la compra de material de oficina fabricado con plástico.

Puedes ayudar a la persona encargada anotando el material imprescindible a medida que se vayan terminado todas las reservas. Después, a la hora de hacer el pedido, comprad exactamente lo que está apuntado. ¿Por qué decimos esto? Porque cuando se hace el pedido de material de oficina es fácil caer en ofertas y promociones. Así que habla con el encargado del material y explícale porqué es importante ajustarse a lo que está anotado y no caer en promociones de material que no vais a usar. Además, puedes pedir a la empresa del material de oficina que envíen el paquete con el mínimo embalaje posible.

Una vez tu oficina haya acabado con todo el material que tenía acumulado, puedes buscar marcas que ofrezcan alternativas sostenibles. Por ejemplo, hoy en día puedes encontrar bolígrafos fabricados con botellas, archivadores de cartón reciclado, lápices de papel, … En nuestra opinión, si tienes la opción de trabajar con un lápiz, será más sostenible y zero waste que escribir a diario con un boli no recargable. Por otro lado, puedes encontrar empresas que ofrecen cartuchos de impresora recargables, asegurándote así que los cartuchos se reutilizan y que no se están generando residuos no reciclables.

MOBILIARIO NO TÓXICO

Normalmente los empleados no solemos ser responsables del mobiliario de la oficina. Por este motivo no le solemos prestar atención. Aunque, mientras investigábamos para escribir este artículo, nos llamó la atención que la OMS reconoció que muchas personas están desarrollando alergias, afecciones respiratorias y otras dolencias por la presencia masiva de mobiliario y objetos de plástico en los puestos de trabajo. Estos síntomas también están en relación directa con los campos electromagnéticos que se generan en los edificios de oficinas.

Estos problemas de salud que nos están afectando en estas últimas décadas se deben principalmente al Síndrome del Edificio Enfermo. Este síndrome se asocia a espacios cerrados, donde existe una mala ventilación, revestidos normalmente con materiales sintéticos y donde el mobiliario es de plástico (entre otros factores). Como ya sabemos, el plástico dependiendo de su composición y de los añadidos posteriores puede emitir sustancias tóxicas que nuestro organismo absorbe al estar en contacto con él durante largos periodos de tiempo.

Por eso, como empleados, resulta imprescindible pedir a las empresas que inviertan en mobiliario de madera. Estos muebles deben llevar el sello FSC (Forest Stewardship Council), para asegurarnos que el material proviene de cultivos sostenibles. Este punto es importante tanto para prevenir el impacto ambiental como para proteger nuestra salud. Además el mobiliario de madera es más resistente y fácil de reparar que los muebles fabricados con plástico.

GESTIÓN DE RESIDUOS

Entramos en temas que nos afectan más en el día a día de la oficina, empezando con la gestión de residuos. Normalmente cada empleado suele tener una pequeña papelera individual, o hay una que se comparte entre varios compañeros. Una creencia bastante extendida (pero equivocada) es que la persona encargada de la limpieza de la oficina separará y tirará en el contenedor correspondiente cada residuo.

Visto lo visto, es necesario trazar un plan de reducción de residuos y reciclaje. Un primer paso sería quitar las papeleras individuales y, en su lugar, poner papeleras de reciclaje en una zona común para todos los trabajadores. Así también cada empleado será más consciente de los tipos de residuos que está generando. Dejando de tener al alcance de la mano una papelera es más fácil ver el tipo de basura que generamos.

Para que esto sea posible lo más seguro es que tengas que recurrir al departamento de Recursos Humanos para presentarles esta idea. Estamos seguros de que, con las políticas medioambientales que están adoptando casi todas las empresas, no se opondrán a la idea de añadir distintos contenedores para los distintos residuos que se generan en la oficina.

REUNIONES SIN RESIDUOS

Puede que este punto no se dé en todos los puestos de trabajo, pero no podíamos dejarlo pasar por alto. En muchas empresas las reuniones están a la orden del día, ya sea entre compañeros del mismo departamento, entre personas de departamentos distintos o con gente que no pertenece a la empresa. Por eso, dependiendo de la situación en la que nos encontremos podremos aplicar las siguientes ideas.

Tomar notas con una tablet o un portátil en vez de con papel y boli. Puede que esta parezca obvia, pero en muchas ocasiones por pereza la gente se lleva una pequeña libreta a las reuniones en las que termina garabateando o tomando una escueta nota. Y, aunque parezca una tontería, esta pequeña acción multiplicada por miles, da lugar a una generación de residuos fácilmente evitables.

Otra situación que podemos cambiar cuando nos reunamos es la de las botellas de agua de plástico individuales. En algunas reuniones y conferencias se siguen ofreciendo botellas desechables a cada participante. Muchas veces estas botellas apenas se tocan o no se termina por completo su contenido. Por eso, como opción más sostenible, se podrían poner a disposición de los participantes botellas de agua de cristal o jarras de agua del grifo, acompañado con vasos de cristal para que cada persona se sirva.

Por último, el merchandising que nos entregan en convenciones, reuniones, congresos,… Suele ser desechable, de plástico y nada útil. ¿De verdad nos van a dar otro bolígrafo publicitario que acabará en el cajón de los bolis que no pintan? Como empleado podemos dar ideas a nuestra empresa para dejar de regalar cosas de usar y tirar fabricadas con plástico. A la vez, podemos rechazar este tipo de regalos de otras empresas cuando asistimos a ferias.

COMIDAS Y DESCANSOS

Si estás intentando reducir tus residuos en el ámbito personal, seguramente donde más control tengas en el trabajo sea a la hora del almuerzo. Al final lo que picamos en los descansos, lo que compramos para comer o lo que llevamos preparado de casa es completamente nuestra elección. Pero siempre hay cosas que podemos proponer a nuestra empresa para reducir el impacto general.

Por ejemplo, puedes pedir que sustituyan las máquinas expendedoras por cestas de fruta fresca cada semana. Los envoltorios de los snacks que se venden es este tipo de máquinas no son reciclables. Además del poco valor nutricional que tienen ese tipo de alimentos.

Lo mismo puedes hacer con la máquina de café, que se podría sustituir por una cafetera (sin cápsulas). En este sentido también podrías animar a tus compañeros a llevar un termo con té/café para evitar generar residuos por cada café que consumen. O, si la cafetera y el termo no tienen mucho éxito entre los empleados, siempre se puede colocar una taza de loza o vaso de cristal en lugar del vasito desechable de la máquina de café.

Dependiendo de tu trabajo puede que no tengas ciertas facilidades para conservar la comida o para calentarla. Pero si crees que sería posible tener una nevera y un microondas para todo el equipo entonces pídeselo a Recursos Humanos. Esto ayudaría a reducir la cantidad de residuos, porque la gente llevaría más comida de casa y se evitaría comprar comida envasada.

COMPARTE TU EXPERIENCIA

Pasamos gran parte de nuestro día en el trabajo, rodeados de personas con las que tenemos más o menos afinidad, pero a la que terminamos conociendo un poquito. Al final nuestros compañeros de trabajo nos ven en los días buenos, en los días malos y en los días regulares. Son personas que conocen nuestros hábitos y que pueden reconocer el esfuerzo que hemos/estamos haciendo para reducir el consumo de plástico y la generación de residuos. Por eso, es posible que sean las personas de nuestro entorno más perceptivas a escuchar nuestra experiencia y estar abiertos al cambio.

No te estamos animando a «dar la chapa», pero si ves a gente interesada puedes aprovechar los momentos y sitios más informales, como la cafetería, la hora de comer, los tablones de anuncios,… para, por ejemplo, colgar alguna noticia sobre el medioambiente o compartir algunos números sobre la contaminación por plástico en mares y océanos. También puedes plantear el reto de que prescindan de los 5 objetos de plástico más contaminantes: bolsas, botellas, vasos de café, pajitas y cubiertos; proponiendo a su vez alternativas que estés utilizando tú.

A su vez, puedes recomendar a tus compañeros libros, documentales, artículos con acciones cotidianas que pueden hacer su vida más sostenible, cuentas de facebook o instagram especializadas en la reducción de residuos,… Realmente cualquier cosa que creas que puede motivarles y hacerles ver que no es tan complicado como parece.

¿Y tú qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: